Más
Carrito 0

Cómo Seguir una Dieta Especial

Publicado por Olivia Blanco en

Cada vez es más común escuchar a gente hablar de dietas especiales, ya sea una dieta sin gluten o sin lactosa debido alergias o por ganas de mantener un estilo de vida más saludable. La dieta paleo, por ejemplo, está ahora de moda y no es difícil encontrarnos con amigos y compañeros veganos o vegetarianos.

Si alguna vez has intentado mantener una dieta diferente sabrás que no es fácil. La influencia de otras personas, de los medios de comunicación y las constantes tentaciones lo hacen difícil, pero no es imposible. Te proponemos cinco consejos para ayudarte a mantener una dieta especial, sea cual sea, sin sufrir cada vez que sales a cenar o pasas frente a tu pastelería favorita.

1- El por qué: Si hay alimentos que no te hacen sentir bien, o si tienes fatiga constante o una enfermedad que empeora con una dieta convencional, recuerda que el sabor o textura de esos alimentos que no deberías tomar no son nada en comparación con el malestar que te producen. Para mi, que sigo una estricta dieta sin gluten desde hace años, tomar algo con gluten significa tres días de malestar. Aunque si es cierto que a veces me dan ganas de echarlo todo a perder por tomarme una rebanada de pan bueno, antes de hacerlo pienso si a corto o largo plazo merece la pena, y la respuesta es no.

2- Si una tentación te puede, no dejes toda tu dieta: No somos perfectos y de vez en cuando es muy posible que aún la persona que está muy metida en una dieta especial tome algo que no debe. Recuerdo unas navidades cuando llevaba pocos meses comiendo sin gluten en las que no puede resistirme a un roscón; lo pagué, pero en vez de olvidar los meses que sí había seguido la dieta bien y seguir tomando cosas con gluten, volví a mi dieta especial sin mirar atrás.

3- Aprende a cocinar: Cuando sigues una dieta especial comer fuera o tirar de congelados es casi imposible, por lo que aprender a cocinar es necesario, y mucho más sano. Hay muchísimos libros de recetas de todo tipo de dietas. Busca lo que más te guste, ponte el delantal y échate a las cacerolas. Al principio los resultados quizás no sean perfectos, pero poco a poco no sólo irás cogiéndole el gusto a la cocina sino que cada vez tus platos serán más ricos y sofisticados. Si no te lo crees, mira la foto, estos donuts son veganos, sin gluten y horneados; también deliciosos.

4- Rodéate de gente afín: A lo mejor tus amigos no comparten tu interés en una vida saludable, pero seguro que conoces a alguien, ya sea un compañero de trabajo o alguien del gimnasio que también tiene restricciones en su dieta. Quizás no se conviertan en tus mejores amigos, pero estas amistades pueden hacer una dieta especial mucho más llevadera, incluso si las dietas son completamente diferentes. La comprensión y que no se mofen de tu dieta pueden darte la fuerza que necesitas en un día difícil.

5- Conoce ingredientes: Para la mayoría de las personas con dietas especiales comer fuera de casa es posible, solo necesitas conocer los alimentos que puedes y no puedes ingerir y tomar la iniciativa de preguntar al camarero sobre la preparación de un plato. En el caso de una dieta sin gluten, por ejemplo, las salsas suelen espesarse con harina, muchos embutidos contienen gluten y la mayoría de las salsas de soja están fermentadas con trigo, por lo que preguntar siempre es necesario. Los platos sencillos, como un pescado al horno con verduras salteadas, suelen no llevar gluten. No desesperes también hay restaurantes que marcan sus platos sin gluten o que pueden modificar una preparación.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →