Caldo de Huesos de Pollo

Publicado por Ruth Strid en

El caldo de huesos es versátil, utilizado en la mayoría de las culturas como reconfortante, fácil de digerir, y en alta cocina un ingrediente base imprescindible. Además, suele traer recuerdos de la casa de nuestras madres y abuelas. Me encanta.

Aunque se puede comprar caldo de pollo ya hecho, prefiero hacerlo en casa porque es más natural y fresco que nada que compremos, porque está más rico, porque es más barato, y porque es una forma de utilizar la comida que compro al máximo. Como verás, elaborar caldo de pollo casero es muy fácil. En casa nada más terminar la cena, sacamos la carne que haya quedado para guardarla por separado, y meto la carcasa en la olla para hacer el caldo mientras limpiamos la cocina.

Yo lo hago una o dos veces por semana y la mayoría de las veces lo consumimos en menos de tres días.  De vez en cuando, soy capaz de guardar una o dos tazas para congelarlo y tenerlo reservado por si alguien se pone malo, necesita un reconstituyente o por si un día no tengo mucho para dar de comer a los niños. En este caso, lo cocino con pasta, que a los niños les encanta.  Para mi es un ingrediente tan versátil– consomé, base para sopas, para el arroz, con pasta–que aunque no comamos pollo una semana, compro huesos en la carnicería para poder elaborar el caldo. 

 

 

Caldo de Huesos de Pollo

Para 1.5L aproximadademente

Tiempo de preparación: 10 min

Tiempo de Cocción: + 2horas

Dificultad: Muy fácil

Notas: Sin gluten, Paleo, Keto


Ingredientes

1 carcasa de pollo ecológico*
1 cebolla
1 chorrito de vinagre de manzana
3 hojas de laurel
1 diente de ajo
2 pellizcos muy generosos de sal marina


Ingredientes opcionales

1 o 2 troncos del brocoli
1 zanahoria
3 hojas de kale
3 hojas de acelgas
3 hojas de repollo
1 rama de apio
Perejil


Preparación

En una olla exprés grande, mete todos los ingredientes con agua hasta la línea más alta. Cierra la olla y pon el fuego alto. Cuando la olla llegue a la máxima presión, baja el fuego y deja cocinar durante 2 horas.  Cuanto más tiempo cocine más se deshacen los huesos y más nutrientes y sabor tendrá el caldo. Apaga el fuego y deja que se enfrie la olla. Una vez el caldo esté templado, cuela y deshecha los restos de de las verduras y los huesos, y guarda el caldo.

 * También se puede hacer el caldo con pavo, que da un caldo riquísimo, en ese caso, dobla los ingredientes, y tendrás el doble de caldo.

Para guardar caldo utilizo tarros de cristal con tapa hermética. En la nevera puede mantenerse durante 7 días, de esta forma. En un buen congelador lo puedes guardar durante 2 o 3 meses, también en tarro de cristal, pero no lo llenes del todo para evitar que el tarro estalle al congelarse el caldo y expandirse.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados