Cómo desperdiciar menos comida

Publicado por Olivia Blanco en

Estamos en casa confianados, y aunque aún podemos ir al mercado, la recomendación es ir una vez a la semana como mucho. 

Para mi es difícil comprar comida sabiendo que es mejor no volver a salir en al menos siete días. Por una parte no me quiero quedar sin comida, pero tampoco quiero tirarla a la basura. Aunque podemos comprar comida en conserva, yo prefiero seguir comprando comida fresca en la medida de lo posible. Ahora más que nunca quiero comer bien, tanto rico, como saludable. 

Estas recomendaciones te sirven hoy y siempre. El desperdicio de comida es un serio problema medioambiental, y cuidar lo que compras, y lo que tiras, es una forma de cuidar el medio ambiente y tu bolsillo. El desperdicio de comida empieza antes de ir al mercado, si no hacemos una lista o no sabemos lo que ya tenemos en casa, cuando compramos más de la cuenta, o ingredientes que usaremos una sola vez. Espero que estas ideas te ayuden a tirar menos comida.

1- Compra legumbres secas. Son mucho más baratas que las enlatadas o en cristal, y ahora que estamos en casa, hay tiempo de hacerlas. Yo las hago siempre en la olla exprés, con lo que el tiempo nunca es un problema. Guarda las legumbres que te sobren y utilízalas de diferentes maneras; si te quedan pocas, acláralas y añádelas a una ensalada, batidas para hacer humus (garbanzos, judía blanca) o frijoles refritos (negras) para mojar con pan, o rellenar quesadillas- una buena opción para meriendas o cenas ligeras. Yo siempre las dejo en remojo la noche anterior, y suelo también cocinarlas con alga Kombu para hacerlas más digestivas.

2- Guarda. Tallos, peladuras y todo lo que no uses de las verduras, puede usarse para hacer un caldo. Limpia, seca y ve metiendo poco a poco en el congelador. Cuando tengas un contenedor lleno, sácalas, pon en una olla y cubre bien con agua, añade sal y una o dos hojas de laurel. El caldo lo puedes usar para hacer arroz, como base de sopas, o para hacer una sopa de ramen.

3- Congela. Si tienes fruta fresca que nadie se come, puedes cortarla en trozos y congelarla para hacer batidos- aunque no los tomes normalmente, son muy socorridos para desayunos y meriendas. Con manzanas, peras y melocotones puede hacer compotas muy ricas que te ayudarán a completar un desayuno, una merienda o hacer de postre, o utilizarlas para hacer bizcochos y muffins.

4- Sé flexible. A todos nos gusta hacer una receta bien, pero en momentos en los que la disponibilidad de ingredientes no está asegurada, puedes sustituir ingredientes. Cuando yo sustituyo ingredientes pienso más en la textura que en el sabor; por ejemplo nueces por almendras, col rizada por espinacas, brócoli por coliflor. Sustituye sin miedo, a lo mejor encuentras una nueva combinación que te gustará. 

5- Prepara. Si tienes espinacas, kale o acelgas que se están empezando a poner malas, lávalas y bátelas con un poquito de agua (puedes añadir ajo y hierbas aromáticas si vas a utilizarlo como salsa). Una vez bien batido, congela la mezcla- en cubitos pequeños si tienes- para descongelar y usar uno a uno en otras comidas más adelante, por ejemplo para hacer una salsa rápida para pasta, arroz o tofu, o para hacer batidos. 

 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados