Bienestar para principiantes

Publicado por Olivia Blanco en

Si has entrado en este post de nuestro blog debe ser que quieres empezar a cuidarte. Enhorabuena.
Cuidar tu cuerpo va a ayudarte a que seas una persona más feliz, más fuerte y más valiente. Como todo lo bueno, requiere sacrificio y disciplina, pero con el tiempo te darás cuenta de que cada paso que des en esa dirección, vale la pena.

Para empezar a cuidarte queremos que empieces por lo más sencillo:

  • Alimentación
  • Descanso/Sueño
  • Movimiento

Seguro que esto ya lo sabías, pero, ¿sabías que si no trabajas las tres cosas es más probable que no hagas ninguna con consistencia?

Me explico: si no te alimentas bien y no duermes lo suficiente, pocas personas tenemos la suficiente energía para poder hacer deporte. Si no haces deporte y no descansas, aunque tu alimentación sea muy buena, vas a sentirte fatigado- es realmente irónico que hacer deporte nos aporta energía. Por último, si comemos bien, y dormimos bien, pero no nos movemos, nuestro cuerpo también se resiente, con músculos que pierden tono, falta de fuerza, dolores etc. 

Lo bueno es que una vez que empiezas a mejorar cada una de estos tres puntos, mejorar el resto se hace más sencillo. ¿Y por dónde empezamos?

Alimentación: La dieta occidental moderna está llena de alimentos ultra procesados. Estos alimentos suelen ser altos en sodio, bajos en fibra y poco nutritivos. En otras palabras, no nos dan la energía que necesitamos. Lo mejor que puedes hacer para alimentarte mejor es cocinar, y utilizar ingredientes en su estado natural o mínimamente procesados: verduras, frutas, huevos, carne y pescado frescos, cereales enteros como el arroz o el maíz, y pan de masa madre son los ingredientes básicos.  

Si no sabes por dónde empezar, invierte en una clase de cocina saludable, en un libro de recetas sencillas, o simplemente busca en internet blogs de recetas. Si aún estás aprendiendo vas a meter la pata, algunos de tus platos no van a ser maravillosos, pero tu salud te lo va a agradecer. 

Si esto aún te parece mucho o muy difícil, empieza haciendo una comida en casa saludable cada día. Por ejemplo, un desayuno de gachas de avena (aquí te dejamos una receta par hacerlas en la nevera sin tener que encender un fogón), y ve añadiendo comidas caseras saludables poco a poco. 

Y no te olvides de beber agua. Si tomas refrescos o zumos envasados, cámbialos ya por agua. También quita poco a poco el azúcar al café y al té ( y la leche, hay otros lácteos mejores) y aprende a disfrutar de su sabor natural.

Descaso y sueño: Dormir bien es fundamental para la salud de nuestro cuerpo, pero muchos de nosotros dormimos poco y mal. La recomendación de sueño para los adultos es de 6 a 8 horas diarias. ¿Pero cómo podemos conseguir todas esas horas de sueño?

- Acuéstate temprano. No es lo mismo dormir de 2hrs a 10hrs, que de 22 hrs a 6hrs. Nuestras hormonas, y el rítmo circadiano de nuestro cuerpo hacen que las horas de noche sean las adecuadas para el sueño. No todos podemos hacer esto debido a diferentes empleos, pero si tu eres de los que puede, te lo recomendamos.

- Cena pronto. Por lo menos 2 horas antes de irte a dormir, y ligero si puedes, para que tu cuerpo tenga tiempo suficiente de digerir la comida antes de dormir. 

- Muévete: Tu cuerpo necesita movimiento, muévete durante el día (paseos, yoga, gimnasio) para que tu cuerpo físico se canse.

- Descansa tu mente: La ansiedad y el estrés dificultan el sueño. Encuentra la forma de relajar tu mente antes de irte a dormir. No utilices electrónicos antes de irte a la cama, lee, medita....

- Crea una rutina de sueño: Igual que a los niños se les enseña a dormir del tirón implementándoles una rutina de noche, crea una que te ayude a tí también. Yo me hago una infusión de diente de león una hora antes de la hora a la que me suelo acostar, las 22:30hrs. 

Movimiento: Empieza por algo que te guste, y prioriza moverte todos los días. A mí me gusta caminar, y el yoga. Pero también corro, hago ejercicio de fuerza, e intento añadir actividad física a mi vida social- por ejemplo, quedar para hacer trekking, en vez de para tomar un café, o tomar una clase de baile con un grupo de amigas.

El ejercicio que tu hagas no tiene que ser el mismo que hagan los famosos, o tu vecino, nada más tiene que ser movimiento que a ti te guste lo suficiente como para hacerlo a diario. Por cierto, que estar sentado más de dos horas seguidas no es bueno. Así que si trabajas en oficina, acuérdate de levantarte y moverte. 

Este es simplemente el principio del bienestar. Luego por supuesto puedes hacer más cosas, hacer dietas específicas, meterte de lleno a un deporte, y tomar suplementos para mejorar tu salud...pero si estás empezando, hazlo así, poco a poco y teniendo en cuenta estas tres partes importantes para tu cuerpo.
¿Quieres aprender más? Te recomendamos que leas:
Además, suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro Ebook (Titulo por determinar)

 

 

 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados