Más
Carrito 0

Vuelta al cole

Sueño

Suplementos para ayudar a que los niños disfruten de un buen sueño.

Energía

Suplementos que ayudarán a que los niños tengan la energía que necesitan. 

Atención

Suplementos para que los niños puedan concentrarse mejor y rendir más.

Comer mejor en familia sin perder la cabeza

En Salud Mediterránea creemos que la salud comienza en la cocina, pero también somos conscientes de la realidad del día a día, por eso queremos ayudarte a que consigas que tu y tu familia comáis bien, de manera saludable y sin demasiados agobios. 

La clave está en la organización, y te damos algunas pautas que nos ayudan a nosotros. 

1- Crea un menú semana: De manera que puedas tirar cada día sin tener que pensar en cada comida qué es lo que vas a dar de comer en casa, y puedas evitar tener que ir al mercado varias veces a la semana.

2- Aprovecha la noche: Mientras limpias la cocina pon legumbres a remojo para hacer una comida rápida el día siguiente (en la olla exprés), haz un pudding de chía, o avene fría para el desayuno saludable y rápido a la mañana siguiente. 

3- Usa los días libres: Aprovecha los días libres en los que tienes  más tiempo para cocinar más y congelar lo que puedas. Por ejemplo, en vez de hacer un bizcocho casero, dobla la receta y haz dos. El segundo lo puedes congelar una vez esté completamente frío para usar entre semana o en esas semanas en las que no llegamos a nada. Puedes hacer esto con lasagna, legumbres, carnes rebozadas etc. 

4- No te olvides de las sobras: Mientras planeas tu menú semanal, piensa en cómo podrías usar la comida que seguramente te sobra. Por ejemplo, si un día haces una salsa de tomate para servir con pasta, piensa en que al día siguiente podrías usarla de nuevo para cocer pechugas de pollo o tofu. Las verduras al vapor de un día, te pueden servir al día siguiente para hacerte una ensalada más consistente. 

5- Involucra a la familia: Aunque es posible que los niños digan que sólo quieren pizza o croquetas para comer, la realidad es que todos tienen algún plato saludable que los gusta. Pídeles su opinión a la hora de formar el menú semanal, y en la medida que puedas y según su edad, deja que te ayuden a preparar la comida, desde hacer la compra hasta servir. De esta manera son más dados a comer de manera saludable sin poner pegas. 

6- Tu casa no es un restaurante: Por lo que cada día se come lo que hay, que si has seguido el punto anterior, habrá sido una decisión tomada en familia. No hace falta obligar a nadie a comer todo lo que se le ha servido, pero tampoco es necesario dar alternativas poco saludables para que coman. Siempre y cuando un niño esté sano y esté creciendo normalmente, no pasa nada porque se vaya a la cama habiendo cenado poco. 

Defensas fuertes

Suplementos para ayudar a mantener el sistema inmunológico fuerte.

Cosmética natural

Cremas, champú, colonias y desodorante para los que ya piden acicalarse