Más
Carrito 0

En el Día de la Madre, Regalos Tiernos

Publicado por Olivia Blanco en

A las mamás nos encantan los collares de macarrones, de verdad que si, pero hay otras cosas que también nos gustan mucho. Pero ojo, que no todo tiene que ser regalos caros o típicos de este día (joyas, perfumes, etc) y no tienes por qué dejarte la nómina entera para hacer feliz a una madre.

Aquí tienes algunas ideas para que hagas que tu mamá, o la mamá de tus hijos, sienta que aprecias todo el amor y empeño que pone en la maternidad- ya tengan hijos adultos o pequeños. 

1- Desayuno en la Cama: o en la terraza. Es un topicazo, pero al desayunar en un sitio diferente conseguimos que esta actividad tan mundana (y normalmente hecha con prisas) sea algo especial. El desayuno en sí no tiene por qué ser nada digno de un gourmand, pero un café calentito (o matcha latte), un bizcocho saludable, y fruta fresca hará a las mamás muy felices. Si la mamá de tu vida prefiere dormir toda la mañana, puedes preparar un picnic y llevártela al campo, o extender la mantita de cuadros en el salón y comeros vuestro picnic ahí mismo de la manera más divertida. 

2- Un paseo: Si vives en la costa, el paseíto por la playa es maravilloso, pero pasear por el pueblo, por el campo o por la zona favorita de tu ciudad es también ideal. Pregúntale lo que le gusta de la zona, y por qué. También cómo se siente al pasar por ahí.  Pasaréis un rato juntos y aprenderás sobre ella.

3- Algo de arte: Para las artistas materiales nuevos- lana, pinturas, arcillas- para sus creaciones hacen mucha mucha ilusión. Las que prefieren admirar el arte sin tener que crearlo pueden pasar una tarde en un museo.

4- Cine: Cuando tienes niños pequeños ir al cine a ver una película de mayores requiere tener quién te cuide a los peques. Si esa no es una opción, no hay problema. Una vez los peques se hayan ido a la cama, móntate el cine en casa con una película favorita o una nueva, haz palomitas caseras y disfruta bajo una manta calentita.

5- Una llamada: Si estás lejos de tu mami en el día de la madre, tómate un rato para llamarla por teléfono y hablar con ella. No sólo para felicitarle el día, si no para de verdad charlar. Puedes hacerlo como videollamada y animarla a que se haga un té o café mientras habláis. Así será casi como estar juntos un rato. 

 

 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →