Más
Carrito 0

Menopausia Con Energía y Vitalidad

Publicado por Olivia Blanco en


Los cambios por los que pasa la mujer cuando dejar de menstruar son mofados tanto en la cultura popular, como en la calle. Pero la menopausia puede pasarse con energía y vitalidad, ya que realmente a los 51 años, la edad media cuando las mujeres españolas llegan a la menopausia, la mujer es aún joven.

Proponemos sencillos cambios de vida y suplementos para pasar por esta época lo mejor posible. 

Aumento de peso: Para tratar el aumento de peso de la que va acompañada la menopausia debemos seguir una dieta equilibrada alta en proteínas y grasas vegetales–frutos secos, legumbres, aguacates–y vegetales, pero baja en hidratos de carbono, cuidando las cantidades de comida. Además continuar, o empezar si aún no se ha hecho, haciendo ejercicio de manera regular, o todos los días si es posible. Caminar, hacer yoga, montar en bicicleta o natación son algunos de los ejercicios de bajo impacto para las articulaciones, pero con los que se puede mantener una mujer en forma. 

Sequedad: La sequedad de la piel, el pelo y la vagina son síntomas de la sequedad que experimenta el cuerpo entero durante este periodo de la vida de la mujer. Tomar grasa vegetal en abundancia–aguacates, aceite de coco y de oliva o el aceite biolinosol– es fundamental. Estas grasas son necesarias además para las funciones cognitivas. Podemos también añadir un suplemento de omega 7 a nuestra dieta, éste tipo de ácido graso es específico para la sequedad de las mucosas.

Para tratar la sequedad desde fuera podemos añadir aceite de argán rosa mosqueta a nuestra rutina de belleza, utilizándolos por la noche después de limpiar bien la cara. El cabello se beneficiará si utilizamos aceite de coco o de aguacate una vez a la semana, untando bien el aceite y dejándolo durante 30 minutos–o la noche entera–a modo de mascarilla. Tanto el aceite de mosqueta como el aceite de almendras se pueden utilizar como lubricantes vaginales para aliviar las molestias causadas por la sequedad.

Sofocos y sudores: La salvia y la cimicífuga son plantas que ayudan a reducir la aparición de sofocos y sudores. En el mercado existen además productos naturales compuestos por extractos de éstas plantas que nos ayudan a sobrellevar estos molestos síntomas.

Osteoporosis: El calcio y la vitamina D son fundamentales a la hora de prevenir la osteoporosis. Alimentos como el brécol y las espinacas, además de las almendras y el sésamo tienen grandes cantidades de calcio. Salir a la calle para que nos de el sol a diario es la mejor forma de que nuestro cuerpo se llene de vitamina D de la forma más natural. El ejercicio físico–específicamente ejercicio con peso–es también muy importante a la hora de prevenir la pérdida de masa ósea. 

Insomnio: Mantenerse activo y seguir una dieta equilibrada ayuda a dormir bien, pero la alteración de las hormonas durante la menopausia puede hacer que conciliar el sueño se haga muy difícil. Productos con espino blanco, melisa o salvia, la melatonina y el magnesio ayudan a combatir el insomnio.

Incontinencia: Además de no aguantarse la orina durante horas–algo  muy típico entre las mujeres– hacer los ejercicios Kegel cada día es la mejor forma de mantener los músculos fuertes y prevenir la incontinencia. Para reforzar las paredes de la vejiga es recomendable el aceite de semillas de calabaza.

Además de los síntomas físicos, la menopausia suele traer con ella depresión, sentimientos e pérdida y cambios de humor. Los cambios en la vida–ya sea la primera menstruación, el primer día de colegio de los niños, o la menopausia–son siempre difíciles. 

Mantenerse activo, una alimentación sana, el ejercicio y la grasa vegetal contribuyen a tener menos sentimientos depresivos. Si lo que falta es la energía, puede tomarse extracto seco de maca. 

Esta información es orientativa y en ningún caso reemplaza la consulta con su médico.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados