Más
Carrito 0

Shiitakes Frescos Salteados

Publicado por Olivia Blanco en


Antes de comprar setas, asegurarte que están frescas, sin arrugas (que indicarían que se han empezado a secar), ni tampoco humedad excesiva. El que tengan tierra, sobre todo en los tallos es normal, pero el olor, aunque peculiar, debe ser siempre fresco y no mustio o repelente. 

Las setas se lavan bien para quitarles toda la tierra, utilizando un cepillo y un poco de agua- sin remojarlos. Ya limpios, se pueden secar suavemente con una toalla, y cortarlos en rodajas finas, reservando los tallos, por si quieres hacer un caldo con ellos. 

En una sartén de hierro, pondremos un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, añadimos ajo picado y las setas. Las salamos lo mínimo y salteamos hasta que queden tiernas y doradas. Al servirlas las salaremos con sal gorda al gusto. 

Setas Secas

Si sólo encuentras setas secas, no pasa nada. Se remojan fácilmente en agua, vino o caldo. Una vez rehidratadas se pueden añadir al arroz en cocción, sopas o para hacer una salsa cremosa para usar sobre pasta o pollo. 

Caldo de Setas

Saltea cebolla, ajo y los tallos de setas reservados limpios en una olla honda con un poquito de aceite. Añade agua y lleva a ebullición. Una vez esté hirviendo baja el fuego y deja que hierva suavemente durante varias horas. Cuela y quédate sólo con el caldo que lo puedes utilizar para hacer un arroz con setas, como base de una crema de champiñones o congelarlo para usar en tu receta favorita. 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados